Trastorno de la personalidad por evitacion

evitacion.com

Trastorno de la personalidad por evitación

Trastorno evitativo de personalidad

Las personas que padece trastorno de personalidad por evitación se caracterizan por tener sentimientos de inadecuación, por ser hipersensibles a las evaluaciones negativas y por evitar todo contacto con las personas debido al temor a ser desaprobados.

Las personas con trastorno de personalidad por evitación se consideran socialmente ineptos, con escaso atractivo personal y evitan la interacción social por temor a ser ridiculizados, humillados o rechazados, o simplemente desagradar.

Si bien este trastorno comparte ciertas semejanzas con la fobia social, se diferencia de la misma, ya que en ésta última, las personas evitan determinadas situaciones sociales pero no las relaciones estrechas. En el trastorno de personalidad por evitación, se evita cualquier tipo de interacción personal, si bien existe el deseo de acercarse a las personas, el miedo a ser rechazados es más fuerte.

 

Clasificación del Trastorno de la personalidad por evitación

El Trastorno de la personalidad por evitación (TPE), es un trastorno de la personalidad, reconocido en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), cuya principal característica es un patrón generalizado de inhibición social, sentimientos de inadecuación, hipersensibilidad a la evaluación negativa, rechazo o desaprobación, y evitación de la interacción social, que comienzan en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta y que se da en diversos contextos.

El TPE está englobado en el grupo C (cluster C) de los trastornos de personalidad (sujetos ansiosos o temerosos), junto al trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad, y el trastorno de la personalidad por dependencia.

Sinónimos:

Trastorno de la personalidad ansiosa
Trastorno ansioso (con conducta de evitación) de la personalidad
Trastorno ansioso de la personalidad
Trastorno de evitación
Trastorno de evasión
Trastorno por evitación
Personalidad evasiva
Personalidad evitativa
Personalidad elusiva

 

Signos y síntomas

Las personas con trastorno de personalidad por evitación están tan preocupadas por sus supuestas limitaciones y carencias personales que sólo logran relacionarse con los demás si tienen garantías de no ser rechazados. La pérdida, el menosprecio o el rechazo son tan dolorosos, que prefieren estar solas antes que arriesgarse a tratar de conectar con los demás.

  • Extrema timidez o ansiedad en situaciones sociales, a pesar del fuerte deseo de intimar.
  • Hipersensibilidad al rechazo, crítica o desaprobación. Aun cuando desean fuertemente acercarse a otros, guardan distancias y se aseguran de contar con aprobación incondicional antes de abrirse.
  • Estilo comportamental: tendencia al distanciamiento social, vergonzosos, tímidos, desconfiados y distantes. Comportamiento y discurso controlado. Se muestran solitarios, aprensivos y embarazosos.
  • Estilo afectivo-emocional: marcado por la vergüenza y la aprensión. Dado que la aceptación incondicional es relativamente rara, experimentan rutinariamente tristeza, soledad, angustia y alta tensión. Cuando están más angustiados describen sentimientos de vacío, desamparo, desolación y despersonalización.
  • Aislamiento social autoimpuesto.
  • Labilidad emocional.
  • Graves dificultades para establecer relaciones interpersonales.
  • Evitan el contacto físico, ya que lo asocian con estímulos desagradables o dolorosos.
  • Sentimientos de autodesprecio e inferioridad.
  • Muy baja autoestima debida a la devaluación de sus resultados y el énfasis desmedido en sus defectos.
  • Desconfianza, temerosidad o suspicacia respecto a los demás.
  • Distanciamiento emocional cuando intiman.
  • Muy auto conscientes de sí mismo.
  • Auto críticos con sus problemas para relacionarse.
  • Déficit en habilidades sociales.
  • Problemas psicosociales derivados (dificultad en el funcionamiento social, académico o laboral).
  • Dificultad para iniciar relaciones amorosas, amistosas, íntimas o sexuales.
  • Percepciones subjetivas de soledad, aunque otros pueden encontrar la relación con ellos significativa.
  • En algunos casos extremos, síntomas agorafóbicos.
  • Pueden aparecer ideaciones suicidas.
  • Tendencia a la fantasía, la procrastinación, y la evitación “cognitivo-afectiva”, como una forma de escapismo de su realidad, y para interrumpir los pensamientos dolorosos.

 

¿Cómo identificar el trastorno de personalidad por evitación?

Las personas con este trastorno evitan todas aquellas situaciones, trabajos o actividades que impliquen un contacto interpersonal importante ya que tienen miedo a ser criticados o que lo rechacen. Incluso llegan a rechazar propuestas laborales importantes por este motivo.

Suelen tener una vida muy rutinaria que se limita generalmente a estar en su casa. Por lo general, no realizan ningún tipo de actividad social que implique el contacto interpersonal con personas.

Generalmente, se relacionan únicamente con personas que pertenecen a la familia y suelen tener un sólo amigo que no pertenezca al circulo familiar. Las personas que padecen de este trastorno evitan hacerse nuevos amigos por miedo al rechazo.

La crítica o la desaprobación generan un gran malestar emocional. Cuando alguien los corrige o critica, se sienten heridos. Incluso si alguien les realiza una broma se sienten profundamente ofendidos. El miedo por estas situaciones es tan importante que prefieren estar solos que arriesgarse a ser criticados.

 

Relaciones de pareja

Las habilidades sociales de estas personas suelen ser muy limitadas dado su comportamiento. En lo que refiere a las relaciones de pareja sucede lo mismo, únicamente pueden estar con una persona de la cual estén seguro de que el sentimiento es mutuo y que los acepte críticamente.

En contraposición a su hipersensibilidad al rechazo, desean intensamente ser aceptados y tener relaciones interpersonales. De ahí el conflicto que suele existir entre estos dos rasgos: sentir pavor ante la eventualidad de un menosprecio y al mismo tiempo, ansiar aprobación y estima. Este dilema es nocivo para la armonía y el desarrollo de la personalidad, ya que la extrema sensibilidad a la relación interpersonal lleva a la persona al aislamiento social y a sentir continuamente la falta de amistades íntimas que satisfagan sus necesidades de afecto y comunicación personal

Pensamientos disfuncionales

  • “Si la gente se acerca a mí, van a descubrir mí “verdadero” yo y me rechazarán”.
  • “Debo evitar situaciones desagradables a toda costa”.
  • “Si yo siento o pienso algo desagradable, yo debo tratar de eliminarlo o distraerme, por ejemplo, pensar en otra cosa, tomar una copa, tomar un medicamento, o ver la televisión”.
  • “Yo debo evitar situaciones en las que pueda ser el centro de atención, o tendría que procurar ser tan discreto como me sea posible”
  • “Los sentimientos desagradables se intensifican y escapan de mi control”
  • “Si otros me critican, deben tener razón”.
  • “Es mejor no hacer nada, que intentar algo y fallar”.
  • “No puedo tolerar sentimientos desagradables”.
  • “Mientras no piense en ningún problema, no tengo que hacer nada al respecto”.
  • “Mientras no haga caso a los problema, éstos desaparecerán con el tiempo”.
  • “Cualquier señal o signo de tensión en una relación indica que la relación va mal, por lo tanto, yo debería cortarla”.

 

Correlación con la personalidad por dependencia

El trastorno por evitación se diagnostica a menudo junto con el trastorno de la personalidad por dependencia, ya que los sujetos con trastorno de la personalidad por evitación suelen acabar muy ligados y dependiendo de las personas de quien son amigos.

Ambos trastornos están caracterizados por sentimientos de inferioridad, carencia, de autoestima, y la necesidad de reafirmación o aprobación. La diferencia está, en que en el trastorno por evitación, son tan sensibles a la humillación, que se aíslan hasta estar seguros de ser aceptados.

En el trastorno por dependencia, los sujetos buscan, más bien, mantener los contactos con aquellas personas más importantes para ellos; y no se caracterizan tanto por la evitación.

Evitación de emociones negativas

La persona con trastorno de personalidad por evitación evita pensar sobre temas que le causan malestar emocional. Tolera mal las emociones negativas, como la ansiedad, de modo que cuando las siente busca enseguida un modo de distraerse y no pensar en ello. Cree que si se permite sentir esas emociones negativas, se sentirá abrumado, no podrá soportar el malestar, se hundirán, no podrá funcionar, se quedará bloqueado, etc. Cuando se da cuenta de su evitación, tiende además a criticarse: “Soy un vago”. No se da cuenta de que la evitación es el modo que tiene de vérselas con las emociones desagradables.

 

Tratamiento del  trastorno de personalidad por evitación

Se puede emplear distintas modalidades psicoterapéuticas, tales como entrenamiento en habilidades sociales, terapia cognitiva, exposición gradual para aumentar gradualmente el contacto social, terapia de grupo para la práctica de habilidades sociales, y, a veces, terapia farmacológica, sobre todo aquellos psicofármacos que también son eficaces para la fobia social.

Una cuestión clave en el abordaje de estos pacientes es lograr establecer confianza hacia el terapeuta (rapport), ya que las personas con trastorno de personalidad por evitación pueden evitar las sesiones de tratamiento por desconfianza o miedo al rechazo. El objetivo principal es el entrenamiento en habilidades sociales, para empezar así a desafiar sus creencias disfuncionales sobre sí mismos y los demás. La psicoterapia se considera el tratamiento más efectivo para esta afección. Le ayuda a las personas con este trastorno o ser menos sensibles al rechazo. Los antidepresivos se pueden utilizar como complemento.

El trastorno de la personalidad por evitación se diagnostica con base en la valoración psicológica que evalúa los antecedentes y la gravedad de los síntomas.

 

Posibles complicaciones

Sin tratamiento, una persona con este trastorno puede llevar una vida de casi o total aislamiento. Estas personas pueden pasar a desarrollar un segundo trastorno psiquiátrico, así como hacer un abuso de las drogas, o un trastorno del estado de ánimo como la depresión.

Son personas con una gran baja autoestima. Se sienten inferiores a las demás personas y se consideran a sí mismos ineptos socialmente, poco interesantes y aburridos. Tienen miedo a que les consulten por algún tema y no saber qué contestar o decir algo que motive la burla de los demás. Se consideran ignorantes para responder a determinadas situaciones.

 

Abuso de sustancias

La persona evitativa tiene una baja tolerancia al estado de ánimo bajo y utilizan los diversos tipos de drogas para distraerse de los pensamientos y las emociones negativas. El uso de sustancias como alivio de sentimientos dolorosos.

 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico o con un profesional en salud mental si la timidez o el miedo al rechazo trastornan su capacidad para desenvolverse en la vida y tener relaciones interpersonales.

 

Fuente: Centro Can Rosselló. Clínica privada especializada en adicciones y desintoxicación

Este sitio utiliza cookies