Trastorno de la personalidad por evitacion

evitacion.com

Trastorno de la personalidad por evitación

La timidez, como vencerla

La timidez es una tendencia relativamente estable que muestran algunas personas hacia la inhibición social. Dicha tendencia se traduce en comportamientos dirigidos a pasar desapercibido o no hacerse notar, no expresar opiniones, así como en un estilo de comunicación pasivo a la hora de relacionarse con otras personas. Si bien la timidez es un rasgo de la personalidad y es más fácil cambiar una actitud que la forma de ser, vencer la timidez es posible, y te vamos a dar las pautas para que lo consigas.

 

¿Nacemos tímidos o nos volvemos tímidos?

Existe una gran controversia acerca de si los rasgos de personalidad, como la timidez, nos acompañan desde que nacemos o, por el contrario, los adquirimos a lo largo de nuestra vida. Al parecer, para explicar la timidez, al igual que otros rasgos de personalidad, hay que acudir a un modelo de interacción entre la parte genética (de nacimiento) y la parte adquirida (la experiencia).

En este sentido, no cabe duda que como parte de nuestro carácter, la timidez es un rasgo que pueden presentar los niños desde etapas tempranas de su infancia. Sin embargo, cómo actúe el entorno ante las manifestaciones de timidez de una persona, así como los aprendizajes posteriores, pueden modular dicho rasgo incluso hasta reducirlo a su expresión mínima. Así por ejemplo, si una persona tímida obtiene castigos por parte de su entorno -le hacen menos caso, no escuchan su opinión, si es un niño le regañan si se esconde detrás de su mamá, etcétera- y refuerzos cuando lleva a cabo una conducta social carente de rasgos tímidos -la gente le escucha, se ríen con él, si es un niño sus padres aluden a su carácter agradable, etcétera-, será muy probable que el rasgo de timidez acabe reduciéndose a su mínima expresión. Por el contrario, si una persona que no presenta este rasgo inicialmente obtiene consecuencias desagradables cada vez que es sociable, extrovertido, etcétera, puede acabar mostrando una conducta tímida por aprendizaje.

Por lo tanto, parece ser que lo aprendido (nuestras experiencias) tiene mucho que decir en si seremos o no unas personas tímidas. Incluso para aquellos que afirman que de padres tímidos nacen hijos tímidos, las teorías más conductistas basadas en el aprendizaje aluden al aprendizaje vicario (o por observación) para explicar este hecho. Según estas teorías, los padres actuarían como modelos que sus hijos observan e imitan, confirmando el ya conocido dicho “de tal palo, tal astilla”.

 

Características de una persona tímida

La persona tímida se caracteriza especialmente por la inhibición social y las ganas de pasar desapercibida. La gran diferencia entre las personas tímidas y aquellas que presentan el trastorno que se conoce como fobia social es que a estas últimas les encantaría poder no inhibirse y relacionarse de forma satisfactoria a nivel social. Sin embargo, los tímidos no tienen por qué desear necesariamente relacionarse con otras personas. En cualquier caso, existe una gran relación entre fobia social y timidez.

Podemos definir un perfil con las principales características de las personas tímidas. Estas son:

  • Muestran tendencia a la introversión (se suelen encerrar en sí mismas).
  • Les cuesta expresar sus sentimientos.
  • Muestran elevados niveles de ansiedad en situaciones sociales, por lo que si pueden las evitan o las soportan con mucho malestar.
  • Prefieren pasar desapercibidos, ya que no les gusta ser el centro de atención.
  • Tienden a ruborizarse fácilmente.
  • No expresan abiertamente su opinión por lo que, algunas personas tímidas actúan de forma agresivo-pasivo (se enfrentan en las espaldas).
  • Frecuentemente están pendiente del “qué dirán”.
  • No les gusta sentirse observados, ya que habitualmente se sienten juzgados.

 

Consecuencias de la timidez

La timidez tiene más inconvenientes que ventajas. Entre los problemas y consecuencias que puede causar ser tímido destacan:

  • Excesiva necesidad de aprobación: necesitan ser aprobados por todos aquellos que le rodean para sentirse a gusto.
  • Dependencia emocional de aquellas personas con las que se sienten bien.
  • Mala tolerancia a las críticas. Son muy susceptibles a las mismas, por lo que difícilmente la crítica les ayuda a crecer.
  • Tendencia a la soledad; se sienten solos y en algunos casos realmente lo están.
  • Baja autoestima: sienten que nadie les escucha.
  • Estrecha relación con emociones negativas como la tristeza- depresión, ansiedad, vergüenza, culpa, etcétera.
  • Tienen dificultad para encontrar pareja, ya que se encuentran incómodas en situaciones íntimas con personas que les resultan atractivas.

 

Cómo superar la timidez

En los casos en los que la timidez tenga importantes consecuencias negativas e interfiera excesivamente en la vida de la persona afectada, puede ser necesario contar con ayuda especializada. La terapia psicológica orientada a superar la timidez comienza con una evaluación previa del sujeto, que tiene por objeto determinar cuáles son las posibles causas de su timidez.

Posteriormente, se analizarán las variables que mantienen a esa persona en la situación en que se encuentra, y en qué contextos concretos su timidez se torna especialmente complicada o le impide desenvolverse con normalidad.

El tratamiento de la timidez consistirá en entrenar al paciente en la adquisición de estrategias específicas que le permitan hacer frente a dichas situaciones, y le facilitarán el autocontrol del malestar emocional que sufre, a través de técnicas cognitivas como la detección de ideas irracionales, o de técnicas de exposición como el entrenamiento de habilidades sociales.

Frecuentemente el tratamiento se completa con técnicas de relajación para ayudar al paciente a controlar la activación que puede producir la timidez en algunas ocasiones controlando así algunas de sus manifestaciones, como el rubor, cuando esto sea posible.

 

Trucos para que la timidez no te cause problemas

Si eres tímido queremos darte una buena noticia: puedes aprender a dejar de serlo, o al menos que se te note menos. Te ofrecemos unos trucos para que lo consigas y no te cause problemas:

  • Recuerda que solo tú sabes lo que estás pensando: si te sientes mal por tu vergüenza o malestar en una situación social, recuerda que solo tú sabes lo que estás sintiendo o pensando, por lo que deja que una buena conducta hable por ti.
  • Echa la pelota en el tejado ajeno: si en una situación social realmente lo estás pasando tan mal, házselo saber a la otra persona, de manera que en parte ella también pueda asumir la responsabilidad de que esa situación sea agradable para ambos.
  • Si te ruborizas no le des demasiada importancia, pues tú mismo puedes estar magnificando esta reacción observándote tanto.
  • Ríete de tus propios errores en vez de avergonzarte por ellos. Intenta mostrar siempre una sonrisa, cuida que tu tono de voz no sea bajo, enfatiza cuando hablas, haz gestos que apoyen tu comunicación verbal, etcétera, de la forma más natural posible y sin obsesionarte. Todo ello hará que te sientas más seguro a la hora de relacionarte con los demás.
  • Si hay situaciones en las que tu timidez te lo pone difícil exponte a ellas de forma gradual y progresiva.

Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, psicóloga

Utilizamos cookies