• Regístrate y participa. ¡Solo tardas dos minutos!

Resiliencia

Guillermo

Usuario veterano
Registrado
1/11/16
Mensajes
1.130
Edad
43
A partir de haber visto al mediático Gianluca Vacchi que tiene como estandarte la palabra RESILIENZA, en español resiliencia, me dedique a buscar su significado y me encontré con una grata sorpresa muy interesante que quería compartir con ustedes.

El significado de resiliencia es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, no sólo gracias a ella somos capaces de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas , sino que también podemos salir fortalecidos de ellas.

La resiliencia no solo nos hace sobreponernos a las adversidades, sino que también ayuda a utilizar esas situaciones para crecer, cambiando la forma de pensar, en lugar de sentir que la vida es dura, se siente que hay momentos difíciles, y que de cada uno de estos se puede sacar algo positivo.

Lo mejor es que la resiliencia no es una cualidad innata, sino que la podemos ejercitar y desarrollar afrontando las situaciones adversas o enfermedades que se nos presentan en nuestra vida, cambiando nuestros hábitos y creencias, cosa que no es siempre fácil sobretodo para nosotros.

Por último lo que caracteriza a una persona que practica la resiliencia es:

  1. Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades
  2. Son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo. El resiliente hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso.
  3. Confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, las personas resilientes confían en lo que son capaces de hacer. Si algo les caracteriza es que no pierden de vista sus objetivos y se sienten seguras de lo que pueden lograr. No obstante, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no se encierran en sí mismas, sino que saben cuándo es necesario pedir ayuda.
  4. Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender. A lo largo de la vida enfrentamos muchas situaciones dolorosas que nos desmotivan, pero las personas resilientes son capaces de ver más allá de esos momentos y no desfallecen. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer. Saben que esos momentos no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen. Cuando se enfrentan a una adversidad se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto?
  5. Practican el mindfulness o conciencia plena. Aún sin ser conscientes de esta práctica milenaria, las personas resilientes tienen el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y de tienen una gran capacidad de aceptación. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho. Disfrutan de los pequeños detalles y no han perdido su capacidad para asombrarse ante la vida.
  6. Ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista. Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero eso no implica que no sean optimistas. Al ser conscientes de que nada es completamente positivo ni negativo, se esfuerzan por centrarse en los aspectos positivos y disfrutan de los retos. Estas personas desarrollan un optimismo realista, también llamado optimalismo, y están convencidas de que por muy oscura que se presente su jornada, el día siguiente puede ser mejor.
  7. Se rodean de personas que tienen una actitud positiva. Las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades, por lo que generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evitan a aquellos que se comportan como vampiros emocionales. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.
  8. No intentan controlar las situaciones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control.
  9. Son flexibles ante los cambios. A pesar de que las personas resilientes tienen una autoimagen muy clara y saben perfectamente qué quieren lograr, también tienen la suficiente flexibilidad como para adaptar sus planes y cambiar sus metas cuando es necesario. Estas personas no se cierran al cambio y siempre están dispuestas a valorar diferentes alternativas, sin aferrarse obsesivamente a sus planes iniciales o a una única solución.
  10. Son tenaces en sus propósitos. El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su perseverancia y su capacidad de lucha. La diferencia estriba en que no luchan contra molinos de viento, sino que aprovechan el sentido de la corriente y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación intrínseca que les ayuda a mantenerse firmes y luchar por lo que se proponen.
  11. Afrontan la adversidad con humor. Una de las características esenciales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desdichas. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.
  12. Buscan la ayuda de los demás y el apoyo social. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.
Por ello me pareció interesante, para poder enfrentar nuestros trastornos, aceptarlos y aprender día a día a autoconocernos y a conocer nuestras adversidades, con la mente puesta en como superarlas y buscar la forma de salir más fuertes. Mirando y centrándonos en el presente, sin sufrir tanto por el pasado y sin temerle al futuro. Tratando también de buscar personas positivas con las que nos sintamos cómodos y nos ayuden en este proceso.

Invito a todos a poner en práctica la resiliencia, yo también lo voy a intentar :perfecto:.
 
V

Virnatio

Te felicito por tu positividad @Guillermo. Yo siento creo que estoy bien algunos de los puntos, como el humor, la flexibilidad, asumir las dificultades... mientras que en otras no estoy muy bien que digamos, como buscar ayuda en los demas y rodearme de personas de actitud positiva. Aunque a veces siento la dualidad de un ser positivo en mi y otro que le gusta el caos, el desorden, el escapar de los convencionalismos y el auto-sabotaje :pensativo:. A veces no se siquiera si quiero estar en paz realmente :mecachis:. Y lo peor es que de alguna forma disfruto sacudir las aguas, aunque ello me cause angustias a veces. Nose, quizas es mi subconciente buscando hacer palpitar mi corazon en medio de una vida aburrida :pensativo:.
 

Guillermo

Usuario veterano
Registrado
1/11/16
Mensajes
1.130
Edad
43
Gracias @Virnatio (trato de ser positivo), puede ser que como dices sientas a veces que tu vida es aburrida, yo también lo sentí en un momento de mi vida, la maldita monotonía que por un lado me hacía sentir seguro, pero por el otro lado me aburría horriblemente y lo único que me sacó de esa situación fue la de abrirme a algunas personas por necesidad, salir de mi zona de confort, me costó muchísimo y al principio no me mostraba tal cual era para tratar de 'gustarle' a todos, incluso cambiaba mis opiniones para no contradecir a nadie, poco a poco fui aprendiendo a que la gente que te quiere te acepta como eres y el resto se va, sentía lo mismo que vos que tenía la personalidad desdoblada en 'un cómodo' y 'un rebelde', y supongo que siempre van a convivir ambos en mí, pero te aseguro que el 'rebelde', el que quería salir de la zona cómoda y gritar que estoy vivo, me da muchas mas satisfacciones a pesar de las angustias y las torpezas, y me ayudó a crecer más que la personalidad 'cómoda' que no se quiere arriesgar a nada por miedo. Me parece que todo tiene que ver con las necesidades de cada uno, imagino que habrá personas que no necesitan socializar y están bien con eso, pero otras personas como yo si lo necesitan y sufren si no pueden. Se me ocurre que así pasa en todos los aspectos de la vida, está bueno cada tanto romper el molde o sacudir las aguas como decís vos, eso nos hace sentir vivos, con esperanza y nos da motivos para seguir creyendo que se puede cambiar nuestra vida.
 
Arriba