• Regístrate y participa. ¡Solo tardas dos minutos!

Relato

May

Usuario
Registrado
22/1/15
Mensajes
227
Edad
29
(No sabía bien dónde ponerlo..... sorry)

"¿ QUIÉN ERES?:

<<El instituto. Lugar de estudio, conocimientos, amistades y... ¿fantasmas?>>

Ese día prometía ser como otros tantos. La rutina de siempre. Tras el corto recreo y la posterior marabunta de chicos y chicas que se agolpaban para subir por las escaleras, Bea y Lucía sabían que por la hora que era y por todo lo que debían esperar mientras la masa de personas se íba disolviendo, llegarían más que tarde a clase de Educación física. Hoy tocaba clase teórica en el aula.

Cuando llegaron, al profesor todavía se le veía venir por el fondo del pasillo asi que entraron tranquilamente a clase.

Con la llegada del profesor, todo el alboroto se calmó en questión de segundos; los mismos que tardó él en llamar a su mesa a Bea y Lucía: - Necesitamos un par de balones medicinales para la clase, ¿váis a por ellos, chicas?- A lo que Lucía contestó con un sonoro: -¡claro!-. Les dió las dos llaves que necesitaban para abrir las puertas del gimnasio.

Cuando llegaron al portón verde comprobaron que realmente estaba cerrado, no fuera que estuviera otro grupo utilizando el gimnasio. Entraron y Lucía le pidió a Bea que abriera el vestuario porque tenía que recoger algo que se había olvidado el día anterior; mientras, Bea abriría la puerta del gimnasio.

Cuando entraron notaron una fuerte corriente, aún estando las ventanas cerradas. Un aire muy frío se había apoderado del lugar y estaba haciendo que las dos chicas sintieran escalofríos. Avanzaron lentamente y cuando estaban a punto de girar la esquina del gimnasio para coger los dos balones vieron algo que las dejó paralizadas. En el suelo, sentada, se encontraba una niña. Estaba con las piernas estiradas y se pasaba uno de los balones medicinales, de una mano a la otra, por el suelo. La pequeña no tendría más de 10 años de edad, rubia, rizosa...vestía un uniforme un tanto extraño que no llegaban a intuir bien y su aspecto era algo antiguo.

Bea se armó de valor y se decidió a preguntarle algo: - ¡Hola! ¿te has quedado encerrada?- pese que la actitud de la niña era tranquila y alegre, Bea no supo qué más preguntarle. No hubo respuesta pero sí reacción. La pequeña se levantó lentamente, agarró el balón, sin esfuerzo pese a ser uno de los balones medicinales más pesados, y comenzó a avanzar hacia ellas dos.

Las ganas de salir huyendo de allí de ambas chicas íba en aumento conforme la chiquilla se acercaba a ellas pero no podían; sus cuerpos no les respondían. Estaban paralizadas y no podían quitarle ojo. La niña llegó a la altura de Bea y les dedicó una amplia pero estremecedora sonrisa. Extendió sus brazos y le entregó el balón a Bea que lo recogió sobrecogida.

La pequeña giró a la par que sus rizos se movían con aire fantasmal y salió corriendo. Lucía y Bea no intentaron darse la vuelta; oían tras ellas los pasos de aquella cría fantasmal que se oyeron durante segundos, siempre a la misma intensidad,como si no se moviera de sus espaldas, y apagándose de golpe a los pocos segundos.

Pasaron varios minutos en los que las dos chicas se veían incapaces de moverse. Tenían miedo a girarse y que, ese cese repentino de los pasos, indicara que la pequeña estuviera quieta, esperándolas tras ellas y fijando su miradita en sus nucas.

El frío fué desapareciendo dejando paso a un aire caliente propio de la estación veraniega en la que se encontraban. Sus cuerpos por fín respondieron; se miraron a los ojos y salieron corriendo escaleras arriba hasta la clase, olvidando aquello a por lo que habían ído. Cuando entraron, el profesor se fijó en que el semblante de las dos chicas era de un tono pálido bastante preocupante. - ¿Estáis bien?- preguntó. Bea indicó con un gesto de cabeza que sí; no les preguntó ni por los balones. Cuando la clase finalizó, el profesor las llamó para hablar al departamento. Lucía se mostró reacia a ir, por lo que Bea se dirigió al profesor excusando a Lucía: - Lucía no viene porque tiene un exámen ahora mismo-- Bea, ¿Os pasó algo ahí abajo?- le preguntó pero no pudo contestar. - Mira, creo que sé que pudo pasaros allí...es por la cría, ¿verdad?-La cara de Lucía a esa pregunta respondió más que un simple "sí". - Muchos de los profesores que estamos aquí, yo llevo 32 años, soy el más viejo, o han pasado, han tenido varios encontronazos con esa niña. Yo no sé quién puede ser ni qué puede ser pero es sobrecogedora... su mirada, su uniforme,... Si de verdad es ella lo que os ha pasado, tranquilas, no estáis locas-.

Pasaron un par de años. Bea aún seguía en el instituto, cursando cuarto de la ESO mientras que Lucía se había cambiado a otro instituto. Nunca volvieron a hablar de aquel día.

La profesora mandó a Bea a por unos cuantos folios para un exámen a secretaría. La mujer que se encontraba allí la atendió cordialmente; ya se conocían bien. Bea recogió sus folios y se dió media vuelta. Caminando por el solitario pasillo volvió a sentir algo que llevaba tiempo sin sentir. Un frió comenzó a invadir el largo pasillo que conducía hasta la escalera. Bea se giró bruscamente dejando caer varias hojas pero, tras ella, no había nadie. De golpe todos los ruidos del exterior desaparecieron al tiempo que ella volvía a girarse. Allí estaba otra vez, esa sobrecogedora niña se encontraba a varios metros de ella de nuevo, con su sonrisa, con su uniforme,... Bea se encontraba paralizada, como la primera vez..no sabía qué hacer, no se podía mover, no podía gritar. ¿Qué quería de ella? ¿Por qué volvía a aparecerse?. Ésta vez la niña no se movió, al contrario, comenzó a retroceder. Su mirada cambió, su sonrisa se tornó con un signo de horror y le señaló algo a Bea, a sus espaldas. Bea sintió una respiración muy profunda cerca de su nuca. Se giró lentamente. Vió a su profesor de gimnasia. Luego, todo oscureció..."

Espero que os guste ;)
 

Chiqui

Usuario
Registrado
14/12/14
Mensajes
248
Impresionante. Sobrecogedor. Me ha gustado muchísimo.
Un vocabulario impecable, el ritmo del relato en su justa medida.
La ortografía perfecta, bueno, sólo por sacar algún defecto, has escrito questión, ja, ja.
En serio, una lectura que me ha encantado. Gracias por compartirla.
 
  • Me gusta
Reacciones: May

May

Usuario
Registrado
22/1/15
Mensajes
227
Edad
29
Gracias Chiquiiiiii :animadora:

Lo de "questión" me pasa mucho...... hablo con unas chicas americanas y se me mezcla todo :corte:

:besito:
 

Chiqui

Usuario
Registrado
14/12/14
Mensajes
248
Je, je. No te preocupes, es que algo tenía que sacar para demostrar que soy ecuánime XD

Me ha llamado la atención porque es algo también habitual entre valencianos y catalanoparlantes.
Quarto, quanto, qualquiera y también question, las he visto a menudo.

Un besito :rosa:
 
  • Me gusta
Reacciones: May

Sergio

Usuario poco activo
Registrado
30/3/15
Mensajes
11
Edad
28
Intrigante relato, te sumerge en la historia en pocas lineas. Dan ganas de leer mas. Muy bueno, la verdad.

Saludos.
 
  • Me gusta
Reacciones: May
Arriba