• Regístrate y participa. ¡Solo tardas dos minutos!

El padecimiento invisible

Crismar

Usuario
Registrado
8/8/19
Mensajes
41
Edad
38
País
argentina
Género
Femenino
Gran parte de quien soy hoy en día, se lo debo al "padecimiento invisible".
No me gusta como suena enfermedad sobre padecimiento, porque nunca lo vi como enfermedad sino como una transición de algo en el tiempo, y tal ves, también este ligado a la experiencia de tratar con personas de varios grados de padecimientos hasta en estados terminales.

En fin, porqué invisible? Por sus manifestaciones y el escepticismo de no creer lo que no podemos ver. Como explicar algo que nos pasa si no podemos, ni pueden apreciarlo los demás? Pese a que incluso lo que vemos puede tratarse de una ilusión óptica, aun así es mucho más seguro ver algo (aunque sea horrendo) que no ver nada, sucumbir al misterio y el miedo que este termina generando.

Una de las cosas que mas me afectó en cuanto a mi forma de relacionarme con las personas, fue cuando mis síntomas, eran mayormente del tipo subjetivo (dolor abdominal, cansancio) que signos físicos (malestar, perdida de cabello etc).
La falta de empatía de los profesionales de la salud (quienes minorizaban o descartaban lo que decía en pro de todo esta bien) y mi familia (lo estas inventando, es todo psicólogo) acabaron por generame esa DUDA sobre lo que estaba sintiendo, pensando y de mi misma.

Que no me creyeran, me hiso mucho, mucho daño.

La paranoia, que eso genera es horrible. Termine por no confiar en nadie, y deje de buscar quien me escuche, así como de escuchar a ls demás.

Al final, sola. Durante una de mis crisis de dolor comencé a armar un plan.

Me dije "Esto es, nadie va a venir a ayudarte. Estas sola y si no haces algo esto sera todo".

Se que no debería decirlo, pero el suicidio era la representación del fin del dolor (tanto físico como emocional) así que me dije "esta es mi carta, yo decido cuándo y como" y también "es mi última carta, asi que porque no? Voy intentar algo diferente, porque de todos modos nadie puede quitarme esta ultima CARTA".

Dicen que la IRA no ayuda, que MENTIR no es bueno, pero... quien soy yo para discutir los resultados?

Comencé por escribir y anotar en un cuaderno todo lo que me ocurría hasta el punto de casi obsesión. Por un lado, como me sentía emocionalmente y por el otro físicamente. Fue un arduo trabajo, me tomo casi 5 años de prueba, ensayo y error.

Estudie el comportamiento de los demas hacía mis MENTIRAS ("estoy muy bien", es una de mis favoritas) si sonríes es más convincente. Llegue a manipular a los medicos para que realizaran los estudios que yo creía importantes. Nada extravagante solo lo mínimo necesario.

Fue mi forma de volver visible, lo que para todos era invisible.

Particularmente en mi caso, resulto que YO tenia razón (tenia un tumor en la tiroides que me generaba síntomas, al ser retirado genero otro caos de síntomas que culmino en algo ya es crónico, pero que pudo ser evitado si me hubieran escuchado a tiempo).

Hipotiroidismo, celiaquía, moderada intolerancia a la lactosa y fructosa. Sorprendentemente mucho más fáciles de aceptar de lo que pueden pensar. Puntos a favor aprendí a cocinar.

Ahora...

qué me ah dejado todo esto? pues lo que ven hoy día. Sigo peleando. Estoy tratando de retomar lo que deje atrás, mi carrera; tratando de ser tolerante con quienes me rodean, lo cual es muy muy difícil.

El punto es, yo pude hacer visible mis padecimientos, pero aun así tuve que buscar yo misma como convivir con ello. No todos los padecimientos podemos hacerlos visibles, y no es necesario que nos esforcemos en hacerlos visibles para los demas. Solo cuenta que nosotros mismos lo veamos, lleguemos a un acuerdo con ello y nos preguntemos "qué vas ha hacer al respecto".

Tengan un bonito dia. Decen un respiro de ves en cuándo.
 

Magui

Usuario veterano
Registrado
28/6/17
Mensajes
1.229
Género
Femenino
pero aun así tuve que buscar yo misma como convivir con ello
Supongo que es una lucha que solo nos corresponde a nosotros mismos, no se si sea mi lado de vínculos emocionales rotos hablando pero desde el día en que deje de esperar que los demás me ayuden, y decidí ayudarme a mi misma sin esperar nada de nadie, me sentí mejor y si quiero algo lo tomo o lucho por lograrlo, nadie me lo va regalar ni facilitar, y dar eso por hecho me hace ver las cosas menos como víctima y más como yo misma.
 
Arriba